Velázquez, 109. Madrid (Spain - Europe)

+34.915649345 info@abanlex.com

Apuntes sobre el valor de las industrias creativas (Jornada Parlamentaria)

maze-1328372-m
Nuevas líneas de negocio. Imagen: Steven Goodwin

Artículo escrito por Mar Elordi Villena (@marelordi)

El Observatorio Internacional de la Propiedad Intelectual (OIPI) convocó la Jornada Parlamentaria ‘El valor estratégico de las industrias creativas‘, en las que se dieron cita los máximos representantes de los sectores que conforman la industria cultural y artística, con motivo del debate sobre el Anteproyecto de Propiedad Intelectual. Esta modificación se promueve desde Europa, que impulsa la armonización en materia de propiedad intelectual mediante las Directivas 2011/77/UE y 2012/28/UE. Las reformas giran en torno a los siguientes ejes:

  • Reforzar los mecanismos de supervisión de los Organismos de Gestión
  • Acotar los límites de la copia privada
  • Perfeccionar los mecanismos de protección de los derechos de autor
  • Ampliar los márgenes del derecho de ilustración para la enseñanza

La industria cultural es imprescindible para el crecimiento económico y el empleo. En la Jornada se debatió sobre las perspectivas de los diferentes Estados y se trató el asunto desde el punto de vista Comunitario e Internacional.

VALOR DE LA CREATIVIDAD

La creciente importancia de las industrias culturales para el desarrollo del país, fue un punto de convergencia. Los ponentes aportaron cifras que afirmaban la contundencia del impacto económico de este sector. D. Emilio Gutierrez Caba habló de un valor económico al que, por la propia naturaleza del bien cultural, se le añade un valor intelectual. Un claro exponente de este valor es la marca España, reafirmó don José Luis Acosta Salmerón, como fuente de atracción del turismo cultural. El español, idioma exportador de nuestra cultura, fue objeto del discurso protagonizado por doña Ana Diosdado, don Jaume Pages y doña Soledad Puértolas.

TRANSFORMACIÓN DEL SECTOR

Los cambios en las fuerzas del mercado, no pasan desapercibidos para esta industria que se ha visto claramente afectada, no sólo por la crisis económica, sino también (y huelgue decir, que en mayor medida) por la revolución tecnológica. Esta transformación fue objeto de consideración tanto desde la perspectiva internacional (Michelle Woods, Anton Smith), como comunitaria (Christopher Kuik, Nicolás Peyre, Irene Braam).

La evolución del medio analógico al digital es un tren que no se detiene, no obstante plantea serios problemas para algunos sectores como el editorial. Así lo manifestaron don Luis Elías Viñeta, don José Gabriel González y doña Rosalina Díaz. Ésta última reclamó una equiparación jurídica del libro físico al libro digital, pues a efectos de tributación es considerado un servicio electrónico, con lo que tributa al 21% y no al tipo superreducido. Esta diferencia impide que el consumidor perciba el menor precio del libro electrónico, pues la reducción de costes de edición del eBook, se ve paliada por este incremento del IVA.

La piratería es otro hándicap que estuvo en boca de todas las industrias representadas. D. Alex Martínez Roig la calificaba como “un modelo de negocio a combatir”. Los sectores de los videojuegos (don Alberto González Lorca), el software (don Enrique Ruíz) o las artes escénicas (don Luis Mendo Muñoz y don Abel Martín Villarejo) abogaron por la innovación en contraposición a la copia ilegal. Se apuesta por el desarrollo de nuevas líneas de negocio que compitan con el gratis. Desde el sector de la música online,  don Leonardo Nascimento afirmó que “hay que actuar sobre la forma, no sobre el contenido” e incidió en que “la generación de valor está en dar comodidad al usuario”.

D. Enrique Medina puso sobre la mesa un aspecto controvertido: “La relación entre la industria de las telecomunicaciones y la creativa no ha sido fácil, pero en realidad se trata de una simbiosis”. Desde este sector se defiende la flexibilidad normativa que dé cabida a la extraterritorialidad de las comunicaciones, en contraposición a la estandarización (jurídica) de internet. Hizo hincapié en el papel fundamental de las empresas que suministran acceso a la red como proveedores de infraestructuras y distribuidores de contenidos, exculpándose de las actividades que promueven la piratería. Se respondía así a algunas opiniones como la de don Javier Tebas Medrano, que hizo mención a la responsabilidad de estos operadores por incrementar la velocidad de navegación, que facilita las descargas ilegales; llegando incluso a hacer analogía con un delito de receptación.

Esta Jornada resultó ser un foro de reunión de diferentes operadores a quienes afecta esta reforma de la LPI, donde tuvieron ocasión de manifestar sus preocupaciones y aportar soluciones. La unanimidad en la importancia de esta industria para el crecimiento económico, pretende llamar la atención al legislador a que sea cuidadoso en el balance de intereses en juego. En palabras de Confucio “¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir”.

Deja un comentario